Alopecia Androgenética: Calvicie común

La alopecia androgenética, también denominada calvicie común en los varones y pérdida hereditaria en las mujeres, es un rasgo común desde el punto de vista genético, producido por los andrógenos en varones, y mujeres sensibles a ellos. Constituye el 95% de la causa más común de pérdida de cabello, tanto en varones como en mujeres.

Se inicia en la adolescencia o al comienzo de la edad adulta en ambos sexos y a menudo se expresa por completo alrededor de los 40 años de edad. Según las estadísticas, afectaría a alrededor de un 25% de los varones entre los 25 y 35 años, a un 40% de los mayores de 40 años y a un 50% de los mayores de 50 años, aumentando el porcentaje a medida que consideremos grupos de edad más avanzados. En las mujeres podrían verse afectadas en torno al 28%, aunque no existen estudios amplios al respecto.

¿Cuál es la causa y cómo se produce?

En la alopecia androgenética, el fenómeno fundamental, tanto en el hombre como en la mujer, es la miniaturización progresiva del folículo piloso en determinadas áreas del cuero cabelludo, que acaba transformándose desde pelo terminal hasta vello, y finalmente desaparece. Se trata de un proceso espontáneo e irreversible y que se suele iniciar desde la adolescencia, debido al aumento de las cifras y actividad de los andrógenos. Existen varios andrógenos que pueden actuar sobre el folículo con un grado de actividad diferente, siendo el más activo la hormona dehidrotestosterona.

Las áreas sensibles a la actividad de los andrógenos son la zona media por encima de la frente y la coronilla en el hombre, y toda la zona superior y central de la cabeza en la mujer, estando el grado de sensibilidad y, por tanto, la tendencia al desarrollo de una alopecia androgenética, determinado por una herencia que se transmite de padres a hijos con una intensidad variable (la famosa tradición familiar).

El patrón de alopecia androgenética en los varones varía desde la acentuación de las entradas, pasando por la pérdida difusa en la zona media por encima de la frente y/o de la coronilla, hasta la pérdida de todo el cabello salvo el localizado en los márgenes posterior y laterales de la cabeza. La diferencia fundamental con las mujeres es que éstas no llegan a quedarse completamente calvas. Las mujeres presentan una pérdida difusa del cabello, a menudo con más afectación en la región superior central, sin retroceso de la línea de implantación del pelo, y es posible que quede visible el cuero cabelludo.

Por tanto, en la alopecia androgenética se produce un acortamiento y adelgazamiento de los cabellos, que se denominan cabellos miniaturizados. Estos cabellos muestran una pérdida importante de diámetro y longitud y son el rasgo definitorio de la alopecia androgenética. La calvicie transforma un cabello largo, grueso y pigmentado, en un cabello fino, más claro y velloso.

¿Cómo se diagnostica?

Para llevar a cabo un diagnóstico adecuado y acertado de la alopecia androgenética, es fundamental que el especialista realice un interrogatorio correcto sobre los posibles antecedentes familiares y personales. También se debe tener en cuenta la posibilidad de que la alopecia androgenética aparezca asociada a otros trastornos capilares.

¿Cuál es el tratamiento de la alopecia androgenética?

Plasma rico en plaquetas (PRP) se ha convertido en un nuevo método para el tratamiento de varios tipos de alopecia. Los estudios indican una reducción significativa en la pérdida de cabello entre la primera y cuarta sesión, así como el incremento en el número unidades foliculares de 71 a 93 unidades foliculares de pelo. Por lo tanto, la ganancia media promedio es de 22.09 unidades foliculares por cm2. La aplicación de Plasma Rico en Plaquetas es una opción sencilla, rentable y factible para el tratamiento para la alopecia androgénica, con alto grado de satisfacción general del paciente.

¿Qué es el Plasma Rico en Plaquetas (PRP)?

Plasma rico en plaquetas (PRP) contiene aproximadamente de tres a cinco veces el número de plaquetas que se encuentran en sangre circulante normal. Además, contiene factores de crecimiento derivado de las plaquetas, factor de crecimiento endotelial vascular, factor de crecimiento transformante y otras proteínas bioactivas que ayudan en la curación de heridas y crecimiento del cabello.